Noticias


“En algunos monasterios de clausura empiezan a pasar hambre”

El coronavirus hace que nadie pueda llevar comida a los conventos. Tampoco ellos venden ahora los tradicionales dulces, con lo que han quedado sin ingresos ni alimentos.

“No nos habíamos percatado del problema hasta que una religiosa de clausura pidió si podíamos hacerles llegar algo de sustento, al menos para un plato de sopa al día“. Santos Blanco es uno de los 4 jóvenes empresarios españoles que ha puesto en marcha una campaña de recaudación de fondos para los conventos de clausura de su país.

Lo hacen a través de la campaña #tuclausuramiclausura y de la web tuclausuramiclausura.org. Y es que, en sus propias palabras, “en algunos conventos de clausura empiezan a pasar hambre“.

Aislados


Read more »

MENSAJE DE PASCUA DEL GRAN MAESTRE


Felices Pascuas desde un castillo desolado y desierto en su milenio imperturbable, esperando el regreso de la Santa Misa, las Vísperas de los Caballeros y Damas, la vivacidad de los los Scouts y los Guías y esa armoniosa Comunidad de jóvenes de La Maggione.
Felices Pascuas, a pesar de todo, para todos y para las familias, con la expectativa de mejores tiempos después de la purificación del coronavirus.
Con cariño.
El Gran Maestre

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN

TEMPLARIOS EN ESPAÑA. LA ORDEN DE LOS POBRES CABALLEROS DE CRISTO – MILITIA TEMPLI CON EL PEREGRINO.

La Preceptoría de España de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Militia Templi, se encuentra ya preparando una nueva fase de presencia en el Camino de Santiago, este año los objetivos varían, por un lado nuestra presencia se mantendrá de la misma forma que se hizo el año pasado, el fin fundamental de nuestra es que el peregrino vea la dimensión cristiana del Camino, queremos transmitir los verdaderos valores de la peregrinación, su origen, queremos estar presentes cuando el peregrino nos necesite, queremos que con el sólo hecho de vernos desaparezcan sus temores y vea a verdaderos hermanos que le ayudarán en su peregrinación.

Por otro lado y dado que no nos olvidamos ni por un momento de nuestros hermanos que sufren persecución por el hecho de profesar la fe cristiana, este año está previsto exponer una colección de fotografías de distintos lugares de Siria e Irak donde se encuentran desplazados como consecuencia de la persecución sufrida los cristianos de estos países. Esta exposición mostrará con toda su  crudeza la realidad que viven estos “peregrinos”, hermanos nuestros olvidados en Europa, mostrará como sobreviven día a día, mostrará los campos de desplazados, la destrucción provocada en Iglesias y casas de estos cristianos olvidados, y mostrará también la sonrisa y esperanza que refleja la fortaleza que da la fe en Cristo.


Read more »

SANTA MISA EN EL MONASTERIO DE VALSERENA

EL CISTER Y EL TEMPLE. SAN BERNARDO DE CLARAVAL

Uno de los aspectos en que se aprecia con mayor claridad la importancia del Císter en el impulso hacia oriente está en relación con la Orden del Temple, una de las primeras consecuencias del éxito de la primera cruzada.

Conquistada Jerusalem y constituídos los estados cruzados —condados de Edesa y Trípoli, principado de Antioquía y reino de Jerusalem—se plantea el problema esencial de su mantenimiento, cuyo dilema esencial es si la cruzada es solamente una expedición o exige una permanencia, como parece evidente.

Por otra parte, no sólo se trata de defender lo conquistado sino de garantizar a los peregrinos el acceso a los lugares santos; muchos realizan su peregrinación en grupos armados, pero, incluso en esas condiciones, es posible tropezar con dificultades. Como respuesta a una necesidad inevitable surgen pequeños grupos de caballeros que consideran imprescindible garantizar ese acceso y prestar su ayuda a los peregrinos. Es el germen de la Orden del Temple.

En 1119, Hugo de Payens y Godofredo de Saint-Omer, con un pequeño número de caballeros, deciden poner sus armas al servicio de los peregrinos que llegan a Tierra Santa. Se trata de una iniciativa en relación con el nuevo rey de Jerusalem, Balduino II, que inicia su reinado ese mismo año, y que les adscribe a los canónigos regulares instalados en el antiguo emplazamiento del Templo, como una orden tercera.

Pronto construyen su pequeño convento anexo sin duda al santuario de la Roca, modelo de muchas de sus construcciones en Occidente.


Read more »

Los templarios: ¿duendes o gigantes de la Edad Media? 2-2

 Autor: P. Javier Olivera Ravasi.

El sermón de San Bernardo sobre la Milicia Templaria

Hablar de los templarios es hablar de aquél que, tomándose la vida religiosa como una milicia, no cejó en la defensa y expansión de la Cristiandad. San Bernardo era tan popular por su estilo de vida y sus sermones que por todos era buscado para predicar, exhortar, amonestar y corregir las costumbres. Tanto predicaba contra los cátaros como entusiasmaba para las Cruzadas, atrayendo a multitudes a una vida de mayor intimidad con Cristo; de allí que las mujeres, temerosas de que sus esposos o hijos se les fueran a Tierra Santa o al claustro, pedían a llantos que no fuesen a escuchar sus sermones.

 

Fue a pedido de su tío y del maestre Hugo de Payns, que compondría esta pieza de homilética para los del Temple. En ella si se la lee a la luz de la historia, se encuentra la postura de la Iglesia en una época floreciente para: «una, y dos, y hasta tres veces, si mal no recuerdo, me has pedido, Hugo amadísimo, que escriba para ti y para tus compañeros un sermón exhortatorio. Como no puedo enristrar mi lanza contra la soberbia del enemigo, deseas que al menos haga blandir mi pluma».


Read more »

Los templarios: ¿duendes o gigantes de la Edad Media? 1-2

Marchad, pues, soldados, seguros al combate (…). ¡Con cuánta gloria vuelven los que han vencido en una batalla! ¡Qué felices mueren los mártires en el combate!

(San Bernardo de Claraval)

Desde que el mundo es mundo, pero especialmente en los últimos tiempos, el hombre ha amado la literatura fantástica: la imaginación, utilizada noble y francamente, ha dado origen, no sólo a las novelas de Edgar A. Poe, Verne o Tolkien, sino a un sinfín de autores que han sabido entretenernos sana y sabiamente en los ratos de ocio que permite nuestra existencia. Sin embargo, como los actos humanos pueden tener más de un fin, no pocas veces se ha utilizado este género para imponer las ideas de la época o bien para hacer pasar por verdad una simple mentira.

Hace apenas algunos años, con bombos, platillos y un enorme esfuerzo de la propaganda, la novela (y posterior película) El Código Da Vinci, tuvo récord de audiencia. El film, por cierto, no hubiese tenido mayor acogida a no ser que, como se dio, se volcase a repetir las falacias políticamente correctas contra la Iglesia. En la obra, «sin pretensiones históricas», aunque siempre argumentando el «género fantástico», todo gira en torno a un supuesto secreto guardado en La última cena de Da Vinci y custodiado por los Templarios desde la época de las Cruzadas; el «Santo Grial», del cual se ha escrito tanto, no sería el cáliz usado por Cristo en la primera Misa de la historia, sino su secreta relación con la Magdalena… En fin, todo mezclado como en un licuado de frutas, se repiten allí las falsedades —por cierto, para nada originales— que ya existían en los albores del cristianismo y fueron refutadas (y hasta previstas[1]) con el correr de los años.


Read more »

TEMPLARIOS EN ESPAÑA. ¿ES LÍCITO PELEAR POR CRISTO? (II entrega)

Las Cruzadas: un movimiento popular

Autor: P. Javier Olivera Ravasi. Pero volvamos a nuestro tema; los musulmanes habían irrumpido violentamente al punto de hacer peligrar a la misma Europa en su asalto. Se trataba de ir a la reconquista de Tierra Santa. El hombre medieval conocía esa tierra hasta en sus más ínfimos detalles, ya que había sido espiritualmente alimentado desde su más tierna infancia con las Sagradas Escrituras. Todo le resultaba familiar, la cueva de Belén, el pozo de Jacob, el Calvario, los lugares por los que viajó San Pablo, los salmos que narraban la belleza de aquellos parajes…, todo le hablaba de los Santos Lugares. Por otra parte, en la época feudal, montada toda ella sobre el fundamento de posesiones concretas, parecía obvio que la Tierra del Señor fuese considerada como el feudo de la Cristiandad; pensar lo contrario hubiese implicado en cierta manera una injusticia.

Algunos historiadores modernos, influenciados por la ideología marxista, han asignado a las Cruzadas razones únicamente de índole económica. Pero, como bien señala Régine Pernoud, semejante interpretación no es sino el fruto de una extraña transposición del pasado a la mentalidad de nuestra época, que todo lo ve a la luz de ese prisma. Mucho más cerca de la realidad estaba Guibert de Nogent, abad benedictino del primer cuarto del siglo XII, cuando en su “Historia de las Cruzadas” aseguraba que los caballeros se habían impuesto la tarea de reconquistar la Jerusalén terrena con el fin de poder gozar de la Jerusalén celestial, de la que aquella era imagen. Es de él la célebre frase que se repetía en Francia para mostrar la valentía de los hijos de Clovis: “Gesta Dei per francos” (“los hechos memorables de Dios a través de los franceses”).


Read more »

TEMPLARIOS EN ESPAÑA: ¿ES LÍCITO PELEAR POR CRISTO?

Suele haber entre los cristianos un cierto complejo cuando se oye hablar de la “guerra por Cristo” o de “dar la sangre por defender la Fe”. El enemigo de la Iglesia Católica ha venido repitiendo hasta el cansancio que “el valor supremo es la Paz” y que nada puede oponérsele, sea cual fuere el motivo de la contienda.

Dicha posición ha sido calificada como la “herejía” del “irenismo” (de eirene, en griego, “paz”); en resumen, esta postura dice que siempre hay que aguantar cualquier tipo de agresión, tanto a uno mismo como a un tercero y jamás responder con violencia.

Pero esto no ha sido así siempre y si algo fue verdad antes, también puede serlo ahora. La Iglesia no nació ayer y el problema de la guerra ha existido desde la creación del mundo; en el ámbito de la teología se denomina con las palabras de “guerra justa” al modo de oponer, contra malicia, milicia…, máxime cuando se trata de defender lo propio o lo de un tercero.

Ya la Sagrada Escritura tiene innumerables testimonios del uso de la violencia ordenadamente. El mismo Señor, en un pasaje que los pacifistas prefieren olvidar, tomó unas cuerdas y haciendo un látigo expulsó a los mercaderes del Templo en razón del celo que le causaban las cosas de Su Padre (Jn 2,15). Pero ya desde san Agustín y san Ambrosio, dos santos padres de la Iglesia (siglos IV y V), se fue gestando la sana doctrina del uso de la violencia como parte de la virtud cardinal de la fortaleza. El cristiano amará la paz, pero conocerá que muchas veces es necesario alcanzarla y sostenerla por vía del combate.


Read more »